This website is accessible to all versions of every browser. However, you are seeing this message because your browser does not support basic Web standards, and does not properly display the site's design details. Please consider upgrading to a more modern browser. (Learn More).

Usted esta aquí: home > noticias > politica

Duras palabras sobre Blagojevich

Publicado Viernes, Julio 1, 2011

e-mail E-mail this page   print Printer-friendly page

NSN.- Con el arresto frente a su casa del entonces gobernador de Illinois, Rod Blagojevich, la fría mañana del 9 de diciembre del 2008, inició el sonado caso de corrupción que concluyó el lunes pasado con la declaración de culpabilidad en 17 de las 20 acusaciones formuladas por el gobierno federal a través de la fiscalía y el FBI con base en el Distrito del Norte de Illinois, o sea, en Chicago.

Después de que en agosto del año pasado el juicio sobre las decenas de acusaciones terminaran sólo con un veredicto de culpabilidad por “haberle mentido al FBI”, la fiscalía cambió su táctica en el segundo juicio.

De hoy a cuando Blagojevich, casado y padre de dos niñas, sea sentenciado, probablemente en este mes de agosto, solo quedan las opiniones, sobre el nuevo destino del ex-mandatario, quien, tan acostumbrado a demostrar confianza se extendía en cada oportunidad que se le daba para hablar. He aquí diversas declaraciones sobre lo determinado por el jurado de 11 mujeres y un hombre.

Al salir de la corte, Blagojevich dijo muy brevemente a la prensa: “Francamente estoy sorprendido. No hay mucho más qué decir. Deseamos regresar a casa con nuestras niñas y hablarles, explicarles las cosas a ellas y tratar de ver como arreglamos las cosas”.

El fiscal federal en Chicago, Patrick Fitzgerald: “Este es un momento agridulce. Hace cinco años otro jurado envió otro mensaje de que la corrupción en Illinois no puede tolerarse y el gobernador Blagojevich no entendió ese mensaje”.

Maribel De León, una de las 11 mujeres del jurado:

“Las grabaciones fueron muy convincentes...sus respuestas no eran satisfactorias y en muchas ocasiones se veían claramente que estaba mintiendo”.

El Gobernador Pat Quinn quien fue vice-gobernador bajo Blagojevich: “Yo creo que Rod Blagojevich engañó y no le fue fiel a mucha, mucha gente de Illinois, inclusive a los votantes”.

Rob Grant, jefe de la oficina del FBI en Chicago:

“Un famoso artista dijo una vez que la dama de la justicia es ciega, pero ella cuenta con un sofisticado sistema de aparatos de grabación. No hay mejor evidencia que se puedan presentar a un jurado que las mismas palabras del acusado”.

Susana Mendoza, quien fuera representante estatal y hoy es secretaria del gobierno de Chicago: “El haber tenido a los niños como rehenes con el fin de recaudar fondos de campaña son tácticas de extorsión, es la cosa más enfermiza que se puede uno imaginar. Tienes que castigarlo para ejemplo de personas que usan el poder de esta forma”.

Betty Loren-Maltese, ex-alcaldesa de Cicero, quien estuvo presa por varios delitos federales: “Muchos prisioneros creen que los políticos son culpables de que ellos estén en la cárcel. No creo que esto vaya a ser fácil para él, pero definitivamente va a cambiar su actitud y hacerle ver que el no es rey”.

Margaret Carrasco activista comunitaria de Waukegan: “La corrupción esta en todos los niveles y en los mismo puesto que él desempeñaba, esto solo ha sido por razones políticas, desde un principio se vio que lo querían perjudicar al no mostrar todas las grabaciones, por que no les convenía dar a conoce todas las conexiones que hay”.

Carlos Arango, activista y director de Casa Aztlan:

“Es obvia su culpabilidad, porque las pruebas están ahí, pero lo más preocupante, es que es otro claro ejemplo del trafico de influencias que existía en su administración. Además, el sistema judicial queda evidenciado, pues está la duda que en un primer juicio solo se le encontró culpable de un cargo y en este juicio en 17 de 20, en lo que también se puede decir que es una ‘cacería de brujas”.

Se da como un hecho la apelación para un tercer juicio, pero en lo que se decide a este respecto, el ex-gobernador tendría que ingresar a una prisión federal. No hay experto que puede decir con certeza cuántos años pasará en la cárcel. Técnicamente la sentencia puede ser de 300 años, según el castigo máximo por cada uno de los 17 delitos. Sin embargo en la sentencia cuentan muchos factores que estarán a favor del convicto y se habla de entre 7 y 12 años, cantidades que no dejan de ser solo una posibilidad.

 
e-mail E-mail this page
print Printer-friendly page
 
 
 

Latest articles in Politica
 
 
Will Guzzardi contra representante estatal
 
Tres republicanos avanzan en sus campañas
 
Burke daba becas a su ayudante
 
Nueva directiva de los cerritenses