This website is accessible to all versions of every browser. However, you are seeing this message because your browser does not support basic Web standards, and does not properly display the site's design details. Please consider upgrading to a more modern browser. (Learn More).

Usted esta aquí: home > noticias > editorial

¿Quién puede gobernar BIEN en Cicero?

Publicado Viernes, Septiembre 2, 2011

e-mail E-mail this page   print Printer-friendly page

De sobra es sabido que los habitantes de Cicero son latinos, principalmente mexicanos, en un 80 por ciento, es sabido también de las graves irregularidades de los diferentes gobiernos, desde Betty Loren-Maltese hasta el actual Larry Dominick, han encabezado administraciones plagadas de casos corrupción y conflictos de interés y otras graves irregularidades.

Esto trae el tema obligado de la próxima sucesión presidencial en este municipio con una pregunta a la cual debe encontrársele respuesta: ¿Quién puede gobernar Cicero en el cercano futuro con la garantía de que no encabezará una administración tan problemática como la actual y las dos que le precedieron?

Si alguien pensaba que el senador estatal Martín Sandoval pudiera ser un aspirante digno de confiarle el voto, los argumentos en contra sobran ante los recientes reportes de las becas (financiadas con dinero de nuestros impuestos) que Sandoval habría entregado a hijos de personas aparentemente comprometidas políticamente con el legislador.

Quedan muy pocos nombres de latinos que pudieran encabezar una campaña decente y una administración honesta, sin embargo, la confianza del electorado de Cicero ya está muy dañada, no sólo con las corruptelas de Dominick y Loren-Maltese, sino con las del propio Ramiro González quien no salió bien librado de su breve gobierno en el que empleó a muchos fami-liares, mientras construía para él una gran mansión que desentonaba con las casas del resto de la población obrera.

¿En quién pensar para que gobierne Cicero, bien y honradamente? Es una pregunta que debe ser hecha a sí misma por la población que tiene la obligación de pensar seria y muy detenidamente para sacar al pueblo de la indignidad de un hoyo que se hace cada vez más profundo.

 
e-mail E-mail this page
print Printer-friendly page
 
 
 

Latest articles in Editorial
 
Un remedio infalible
 
Los millones que no votarán en el 2012
 
¿Quién puede gobernar BIEN en Cicero?
 
Alivio para miles de indocumentados
 
Ni una señal republicana
 
La crisis económica y la inmigración
 
¿A qué vinieron los consejeros del IFE?