This website is accessible to all versions of every browser. However, you are seeing this message because your browser does not support basic Web standards, and does not properly display the site's design details. Please consider upgrading to a more modern browser. (Learn More).

Usted esta aquí: home > noticias > editorial

Ataque frontal contra inmigrantes

Publicado Viernes, Junio 17, 2011

e-mail E-mail this page   print Printer-friendly page

Son los inmigrantes, no los “inmigrantes indocumentados” los que han sufrido el más reciente ataque frontal de las autoridades, en un desmedido afán de obedecer las leyes mientras se violan leyes humanas.

Las importantes leyes de los Derechos Humanos se han violado ya en diferentes partes del país, empezado por Arizona, pero Alabama quiso superarlo y ha aprobado una ley que prohíbirá pronto el ingreso a las escuelas públicas de niños sin los debidos papeles de inmigración.

¿Qué culpa tienen los niños para que se les castigue negándoles la entrada a una escuela?. Ellos son los primeros afectados en este caos propiciado por la inacción del gobierno federal que encabeza un país que, en general, es mejor que lo que lo hacer ver decenas de gobiernos locales.

La ley de Alabama, estamos seguros, no podrá ser sustentada por leyes constitucionales como no han sido sustentadas otras menos graves de la reforma hecha en Arizona. Es el gesto de racismo, discriminación e irresponsabilidad el que condenamos.

Alabama les ha dicho a los hijos de inmigrantes indocumentados que no pueden asistir a una escuela pública, aunque sus padres trabajen produciendo con su trabajo, generando riquezas y pagando impuestos.

¿Pueden los hijos de los asesinos en serie, violadores y otros criminales que están en las cárceles donde su cuidado y su sostén nos cuestan en impuestos más de 50 mil dólares anuales cada uno, asistir a una escuela pública? Sí.

Esta enorme paradoja de injusticia grita a gran volumen para que sean arregladas cuanto antes le rotas leyes federales de inmigración, antes de que en municipios, condados y estados, los caciques locales se sigan burlando de la constitución, a costa de millones de trabajadores y sus hijos.

 
e-mail E-mail this page
print Printer-friendly page
 
 
 

Latest articles in Editorial
 
Un remedio infalible
 
Los millones que no votarán en el 2012
 
¿Quién puede gobernar BIEN en Cicero?
 
Alivio para miles de indocumentados
 
Ni una señal republicana
 
La crisis económica y la inmigración
 
¿A qué vinieron los consejeros del IFE?